jueves, 25 de octubre de 2012

Cementerio, amor y locura...

Según Himmler, los niños que fueran concebidos en un cementerio nacerían imbuidos con el espíritu de los muertos que yacían ahí. En consecuencia, se alentaba al personal de las SS a concebir a sus hijos sobre lápidas –lápidas de 'Arios' nobles -, por supuesto. Se probaba que un cementerio guardaba los restos del tipo nórdico apropiado, era altamente recomendado para tal propósito, y en los periódicos de las SS solían publicarse listas de tales lugares.

12 comentarios:

Brujotinto dijo...

Ni en pedo lo hago!!

magu dijo...

GERALDINE
Jaja
¡pero a quién se le ocurriría parir o engendrar un hijo ahí¡, jaja
horrible debe ser
bue
bacio nena

TORO SALVAJE dijo...

Asesinos, locos, criminales y chiflados.

Lo reunían todo.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

De estos bárbaros sin escrúpulos cabía esperarse hasta lo más inusitado en cualquier mente humana.

Besos, Geraldine.

El Gaucho Santillán dijo...

Para mi estaba bien.

Yo me quiero cagar en la tumba de Menem, ademas.

Gustos son gustos.

Un abrazo.

JLO dijo...

no es un lugar muy frío como para apoyar ahi la colita!?? ja... taban re chiflados...


que se te dió para poner esto?? tas re chiflada ja... salu2

Lucrecia Borgia dijo...

¿Donde leíste eso.?...
¿En algún lugar de la web de esoterismo y ocultismo?... ;-)

Alma Mateos Taborda dijo...

Tremendo! Me parece muy loco. Esto sí que nunca lo había escuchado. Me parece una locura. Muy interesante. Un abrazo

Haiku dijo...

Qué curioso!

Pablix Pebablds dijo...

Suena... exótico!

Típico Hombre de Mal Morir dijo...

Que miedo, que historia macabra y tenebrosa!Cuanta cosa rara hay en este planeta, saludos!

Torcuato dijo...

Los nazis, como todos los miembros de cualquier poder en el mundo entero creían y creen en las entidades que dan poder.
Hijoputas

Besicos, Geraldine